Las emociones calladas y su expresión en los dientes

13/11/2014

Ayer un paciente, o mejor si me invento la palabra y le llamo “actiente”,  me preguntaba por qué se le pudren los dientes por dentro, sin que se vea nada por fuera y después se le van rompiendo los dientes a trozos. 
Me alegro cuando alguien se pone a pensar en las causas y no solo en hacer carillas o fundas para tapar el problema.
Hablamos de sus problemas de ansiedad, de sus conflictos con su madre y de sus miedos. Enseguida entendió que todo ello le afecta a la boca.
Me gustaría dar las gracias a las personas como él, por acompañarme en este camino de cambio de dimensión, de prioridades y de la manera de ver la salud y la vida.

Hipócrates y otros filósofos griegos ya sabían sobre la influencia de las emociones en el proceso de la enfermedad y su evolución.  Por eso, trataban a las personas en su totalidad: cuerpo, mente y entorno.

Actualmente, cuando nos detenemos a pensar en la persona que nos pide ayuda, a menudo vemos relación entre la alteración del sistema inmune con la depresión, pérdida de un ser querido o la ansiedad, pero no siempre lo tenemos en cuenta a la hora de tratar y acompañar a esa persona.

Numerosos  estudios indican que la mayoría de los procesos cancerígenos, degenerativos o neurológicos ocurren tras un cambio social estresante como la muerte de un familiar o una separación sentimental, ya que disminuye la función de linfocitos durante unas semanas. Pero, la mayor disminución del sistema inmunológico se ha visto cuando se siente indefensión, impotencia o  desesperanza ante una situación que genera sufrimiento.

No todos respondemos igual ante el mismo hecho. La respuesta neural y hormonal es individual ante la misma situación y dependiendo de los factores culturales, sociales, psicológicos, genéticos, etc., cada persona hace su propia interpretación.

Es cuando requerimos una gran capacidad de adaptación psicológica y conductual.  La activación del sistema nervioso y hormonal nos mantiene en un estado de permanente tensión que no siempre podemos descargar. A veces, podemos relajarnos si después de la activación y tensión, nos reímos o lloramos intensamente.

Si nuestra reacción es muy intensa u ocurre con mucha frecuencia, repercute negativamente en nuestro estado de salud y puede estar implicada en el proceso de generar una caries. Se ha visto que una conducta pasiva o contener  esas emociones empeora la evolución. Si acumulamos tensión emocional en nuestra memoria, pueden aparecer miedos y angustias o somatizaciones a través del sistema nervioso vegetativo. 

La Terapia Neural ayuda a neutralizar las irritaciones del sistema nervioso provocados por el bloqueo emocional y desencadena nuevas emociones, en busca de nuestro equilibrio interno. Así, el organismo se regula para aliviar o frenar el proceso de cualquier alteración o síntoma que tengamos, sean unas caries rampantes, sean llagas en la boca o sean anginas repetitivas. Es un tratamiento regulativo, integral y natural que os invito a probar a los que buscáis el estado de bienestar.


Comentarios

Formulario de contacto

Todos los campos son requeridos

Localización

Ofrezco mis servicios en varias clínicas del centro de la ciudad de Mataró. Ponte en contacto conmigo para concertar una visita.

OSICS: Pza. de la Muralla, 27 (Mataró)

UDANA: Camí Ral, 377 1º2ª (Mataró)

2014 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos