Amalgamas de plata

13/11/2014


Buenos días a todos y todas!


Hoy nos centraremos en los empastes de amalgama de plata, un material  utilizado en empaste negros que resulta de la aleación del  mercurio con otros metales como la plata, el estaño, el cobre, el zinc o el oro.
Era la aleación más utilizada  hasta hace pocos años para obturar las cavidades que aparecían como consecuencia de las caries, por ser un material barato y fácil de colocar.
Aparte de ser un material no estético, hay que extraer gran cantidad de tejido dentario sano para su uso. Pero lo más preocupante es que producen un aumento en la exposición a mercurio tanto en quienes las portan como en los odontólogos. 
También hay que tener en cuenta que, como consecuencia de la cremación de cadáveres, son causa importante de las emisiones de mercurio a la atmósfera y producen residuos contaminantes.
Una amalgama dental suele contener entre 120 y 570 mg de mercurio, que se libera muy lentamente en la boca en forma de vapores de mercurio y de iones en la saliva. En circunstancias normales, una persona con amalgamas dentales se expone, a través de ellas, a una dosis de 10 µg/día.  Aunque se han registrado casos en los que la dosis procedente de amalgamas era de 100 µg/día.
Los vapores de mercurio son absorbidos por los pulmones, desde donde se incorpora a la circulación sanguínea. Parte del mercurio absorbido en los pulmones es oxidado en el interior del cerebro, quedando retenido en él varios años. El mercurio causa degeneración neuronal y altera el funcionamiento de muchos procesos normales de nuestro cuerpo.
En el caso de las mujeres embarazadas, el mercurio también cruza la barrera placentaria, por lo que accede al sistema nervioso del feto durante su desarrollo y se incorpora a la leche materna.
Se ha verificado mediante autopsias humanas la existencia de una correlación entre el número de amalgamas en la boca de una persona y la concentración de mercurio inorgánico en distintos tejidos de su cuerpo, especialmente en las glángulas y en el cerebro.
Los metales de las amalgamas, al estar inmersas en la saliva, se comportan como los electrodos de una batería, originando una corriente eléctrica. Hay que tener en cuenta, además, que si hay otros metales presentes en la boca (fundas de metal-porcelana, puentes, esqueléticos e implantes de titanio), éstos también generarán corriente con los empastes negros.

Hace un par años descubrí la página web de una asociación española de afectados por mercurio: www.mercuriados.org , donde podréis encontrar más información sobre los efectos del mercurio. Aún así, en próximos posts, expondremos los síntomas que pueden producir y el protocolo de seguridad para retirarlos de la boca.
Si estáis interesados en el tema, os adjunto un vídeo que está en inglés con subtítulos en castellano:



Comentarios

Formulario de contacto

Todos los campos son requeridos

Localización

Ofrezco mis servicios en varias clínicas del centro de la ciudad de Mataró. Ponte en contacto conmigo para concertar una visita.

OSICS: Pza. de la Muralla, 27 (Mataró)

UDANA: Camí Ral, 377 1º2ª (Mataró)

2014 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos